Share this
Mucho se ha escrito sobre las huellas dejadas por 'Cien años de soledad' y el 'Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band'
EL REALISMO MÁGICO Y EL SARGENTO PIMIENTA

Mucho se ha escrito sobre las huellas dejadas por 'Cien años de soledad' y el 'Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band' en sus ámbitos de influencias; se ha escrito menos sobre los puntos de coincidencia entre la cuarta novela de Gabriel García Márquez y el octavo disco de estudio de Los Beatles, lanzados ambos hace 50 años por estas fechas.

El 30 de mayo de 1967 la editorial Sudamericana publicó en Buenos Aires 'Cien años de soledad'; dos días después, el 1 de junio, salió en el Reino Unido el 'Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band'. La cercanía de sus apariciones apenas sería una coincidencia fortuita si otros detalles, extraños a las atingencias temporales, no atrajeran la atención.
La alusión a la soledad en sus títulos es uno de ellos, la soledad nacida de la falta de amor en la familia Buendía, la soledad como preocupación existencial a la que se le canta en el disco: "¿Qué es lo que hago cuando mi amor está lejos? // ¿Te preocupa estar sólo? // ¿Cómo me siento al final del día? // ¿Estás triste porque estás sólo?" ('With a little help from my friends'). O el aliento surreal de 'Lucy in the Sky with Diamonds' —"imagínate en una barca en un río // con árboles de mandarinas y cielos de mermelada"—, el mismo aliento que palpita con naturaleza cotidiana en cada página de 'Cien años de soledad' bajo el nombre de realismo mágico. O las muchas interpretaciones que merecieron tanto la portada del 'Sgt. Pepper's' (el mito de la muerte de Paul McCartney en 1966 tiene en ella uno de sus pilares) como la diseñada para la segunda edición de la novela de García Márquez por el artista mexicano Vicente Rojo, quien invirtió la 'E' de 'soledad' para evidenciar el caos narrativo de la historia y desató las más disímiles conjeturas por ello. (Hasta se ganó la queja de un librero, valga la digresión, que se puso a recortar y enderezar a mano, en libros ya impresos para la venta, lo que consideró un error de tipografía no advertido). Otro ejemplo pertinente de coincidencias sería el hecho de que las dos obras —paridas por la posmodernidad, de ahí el carácter polifónico de ambas y el gusto por el pastiche y la apropiación— comparten pareja vocación por difuminar las fronteras establecidas entre lo culto y lo popular: para el 'Sgt. Pepper's', Los Beatles recabaron la colaboración de cuarenta músicos clásicos; con 'Cien años de soledad', García Márquez logró escribir una novela 'seria' que se convirtió en un éxito de masas, una novela mayor que "se vende en todas partes como salchichas calientes", para decirlo con palabras del propio autor.
En materia de recursos artísticos, el empleo de la narración enmarcada es un procedimiento compartido por ambas obras. Se trata de una técnica en la que se incluyen uno o más relatos en el cuerpo de la narración principal, al estilo de 'Las mil y una noches', por citar uno de sus exponentes más conocidos, que es a la vez una influencia evidente en 'Cien años de soledad'. Si en la novela de García Márquez muchas historias emanan del relato principal sobre la familia Buendía —entre ellas, digamos, "la increíble y triste historia" que se cuenta en un par de páginas sobre "la cándida Eréndira y su abuela desalmada"—, en el 'Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band', el segundo tema, 'With a little help from my friends', deriva de la primera canción (que da nombre al disco) y en la cual se presenta al ficticio Billy Shears como intérprete, junto a su banda, de ese y los demás temas del disco. Algo de metaficción hay en todo ello, pues se hace consciente al oyente del carácter ficcional de la propuesta, como mismo ocurre en la novela del escritor colombiano y premio Nobel de Literatura con la inclusión de personajes salidos de las ficciones de otros autores: el Víctor Hugues del cubano Alejo Carpentier, el Lorenzo Gavilán del mexicano Carlos Fuentes y el Rocamadour del argentino Julio Cortázar.
A niveles más puntuales de coincidencia se pueden señalar las similitudes entre los personajes de una y otra obra. En 'She's Leaving Home', sexto tema de la cara A del disco de Los Beatles, Lennon y McCartney refieren la historia de una joven que huye de su casa un "miércoles a las cinco de la madrugada" tras dejarle una nota a sus padres "con la esperanza de que lo explique todo". Inspirada, al parecer, en la historia verídica de una chica llamada Melanie Coe, la esencia de la misma se replica en la anécdota de una joven que en la vida real se fuga con su novio también en la madrugada y que transpone García Márquez, en clave de realismo mágico, en la historia de la ascensión al cielo de Remedios la Bella. La misma clave que serviría para descubrir a William Kite —el artista circense mencionado en un afiche del siglo XIX que inspiró a Lennon para componer 'Being for the Benefit of Mr. Kite!'— como uno más de la tribu de gitanos trotamundos que llevaron el hielo a Macondo "como una simple curiosidad de circo" y con los que se fugó aún adolescente José Arcadio Buendía. Y si McCartney retomó una canción compuesta en su adolescencia llamada 'When I was about 15' —"una de esas canciones que siempre están a la mitad, y que pasa el tiempo y siguen en ese estado", según dijera Lennon, una canción que Los Beatles tocaban cuando aún no llevaban ese nombre— y la incluyó en el 'Sgt. Pepper's' rebautizada como "When I'm Sixty-Four", no se debe olvidar que según el propio García Márquez empezó a escribir "Cien años de soledad" a los 18 años bajo el título de 'La casa', pero la abandonó por no contar con las herramientas de literato necesarias para llevar a buen puerto aquel proyecto.
En la nota escrita por García Márquez a raíz del asesinato de John Lennon ("Sí: la nostalgia sigue siendo igual que antes", 16 de diciembre de 1980), el colombiano recuerda que en 1963 oyó "por primera vez de un modo consciente una canción de Los Beatles" y descubrió "que el universo estaba contaminado por ellos". Lo que nunca vislumbró, quizás porque forma parte de esos azares tan venturosos que tiene el arte, es que su novela cumbre y el álbum más celebrado del cuarteto inglés iban a compartir parejo destino de publicación y trascendencia. Algo de ese destino compartido habría podido intuirlo en el rechazo inicial de su novela por parte de la editorial Seix Barral, que no dista mucho, por la magnitud del desacierto, del que en su momento sufrieron Los Beatles por parte de la discográfica Decca Records. Por demás, seguro estoy de que una puesta al día de la icónica portada del 'Sgt. Pepper's' no podría dejar de incluir a Gabriel García Márquez en su galería de personajes famosos y una edición cualquiera de 'Cien años de soledad' entre los disímbolos objetos que en ella aparecen, quizás porque "la única nostalgia común que uno tiene con sus hijos —García Márquez dixit— son las canciones de Los Beatles". Y la lectura deslumbrante y gozosa de 'Cien años de soledad', me atrevería a concluir yo.